¿Cómo calcular el interés a plazo fijo?

Por Renault Bank - 10 junio, 2021

Un depósito a plazo fijo es un producto financiero por el que la entidad bancaria se compromete, a cambio del mantenimiento de una cantidad de dinero durante un periodo determinado, a proporcionar una rentabilidad fija al cliente. La principal diferencia con la cuenta a la vista, como ya vimos en anteriores posts, es que entregamos nuestro dinero durante un plazo de tiempo pactado y el banco, a cambio, proporciona una rentabilidad.

Con el concepto ya sabido, ahora la pregunta pertinente es otra: cómo calcular el interés a plazo fijo. Es decir, lo que nos planteamos es cómo calcular la rentabilidad que nos aportará el banco por depositar nuestro dinero durante un tiempo. Se trata de un proceso sencillo y rápido, pero conviene tener en cuenta antes qué datos vamos a necesitar para poder hacer el cálculo y determinar si la rentabilidad que nos aportará el banco en cuestión merece nuestra atención o no.

¿Qué datos necesito para calcular el interés a plazo fijo?

Determinar la rentabilidad de un depósito a plazo fijo es bastante simple. Para calcular el interés de este producto financiero, vamos a necesitar tres datos muy concretos:

  • Importe del depósito: Es muy importante tener en cuenta este dato. Es, de hecho, el principal. Cuando abramos un depósito a plazo fijo, siempre tenemos que concretar con el banco qué cantidad de dinero aportaremos inicialmente.
  • Tasa de Interés (TIN) o Tasa Anual Equivalente (TAE): El TIN marca el porcentaje que cobrará el cliente en forma de intereses por el capital prestado. El TAE, en cambio, incluye las comisiones futuras que pueden llegar a cobrar los bancos. Este último es un indicador más fiable a la hora de comparar las rentabilidades de los depósitos, aunque debemos tener en cuenta que existen los dos y cuál es la diferencia.
  • Periodo de tiempo: Hay que saber cuánto tiempo tendremos nuestros ahorros en el depósito a plazo fijo. Es decir, debemos acordar con la entidad financiera cuál será el plazo de la inversión. Aquí el tiempo varía en función de la disponibilidad que quiera tener el cliente de su dinero. Dependerá, pues, del corto plazo (periodo de tiempo menor) o del largo plazo (periodo de tiempo mayor).

Con esta información, disponemos de los datos necesarios para poder calcular la rentabilidad. En internet encontraremos distintas plataformas para el cálculo, aunque una de las más fiables es la del propio Banco de España. La entidad dispone de un simulador de depósitos bancarios por tramos con el que poder determinar rentabilidades.

¿Cuál es la rentabilidad de un depósito a plazo fijo?

La rentabilidad de un depósito a plazo fijo depende de las variables que ya hemos mencionado anteriormente. Lo más común es que el propio cliente sea el que decida cuál es el plazo que más le atrae, que cambiará en función de su capacidad financiera. Es decir, el plazo dependerá del tiempo que pueda permanecer sin acceso a la cantidad de dinero que se plantea depositar.

Ahora bien, no todos los bancos te ofrecen la misma rentabilidad. Para saber cuál te conviene más, tendrás que cerciorarte de que la entidad financiera te entrega todos los datos y no te oculta la diferencia de rentabilidad entre el Tipo de Interés Nominal y la Tasa Anual Equivalente. A su vez, comprueba que los intereses se te abonarán en un plazo pactado, y que no tendrás que solicitar nada ni pagar comisiones o gastos ocultos.

OTROS ARTÍCULOS