Invertir a largo plazo en bolsa

Por Renault Bank - 4 agosto, 2023

La inversión a largo plazo consiste en renunciar parte de tus recursos en el presente, durante un plazo superior a un año, con el objetivo de obtener una rentabilidad en el futuro. Por ello, son muchos los que aseguran que invertir a largo plazo en bolsa es una forma inteligente de poder asegurarse un futuro. Sin embargo, no podemos pensar que con cualquier inversión a largo plazo tienes el éxito garantizado.

¿Sabemos cuál es la rentabilidad de la bolsa a largo plazo? La bolsa es volátil y dinámica, todos los meses entran nuevas empresas y salen otras, ya que este índice siempre tiene que representar a las empresas con mayor riqueza. De esta forma, si inviertes en bolsa a largo plazo, la rentabilidad no dependerá tanto de cuánto inviertas tú, sino más de la situación política y/o económica en una escala mucho mayor.

En este post te vamos a mostrar los mejores consejos para que puedas invertir en bolsa a largo plazo y saques un mayor rendimiento a tu dinero.

Cómo invertir a largo plazo en bolsa

Una de las claves para invertir en bolsa a largo plazo es tener claro el horizonte temporal. En este caso no importa el tipo de inversión que vayamos a llevar a cabo, el horizonte temporal es fundamental. Por ejemplo, no es aconsejable que inviertas en bolsa a largo plazo, o no el 100 % de tu patrimonio, si vas a necesitar dinero en los próximos cinco años.

Si, por el contrario, buscas invertir a largo plazo, es decir, a más de quince años vista, sí es viable y recomendable que inviertas todo tu patrimonio, y quizás es esta la opción que te dará mayor rentabilidad y seguridad. Al comprender cuándo necesitas los fondos que estás invirtiendo, tendrás una mejor idea de las inversiones apropiadas que debes elegir y cuánto riesgo debes asumir.

Existen 3 aspectos principales a considerar en una inversión a largo plazo:

  • La rentabilidad esperada
  • El riesgo asociado
  • El grado de liquidez

El activo que más nos conviene es aquel que tenga la rentabilidad esperada más alta con el riesgo más bajo y totalmente líquido. Este último aspecto, la liquidez, en una inversión a largo plazo pierde cierta importancia, ya que no hay una necesidad inmediata para liquidar la inversión en el corto plazo.

Pero es obvio que no es lo mismo tener nuestra inversión inmovilizada, es decir, que no podremos hacerla líquida inmediatamente en caso de necesidades inesperadas, frente a un activo que con una simple orden o un clic podemos convertir en líquido.

Otro aspecto a considerar es la fiscalidad. Una vez superados los 3 aspectos principales después deberemos favorecer invertir a largo plazo en aquel activo que pueda tener ventajas fiscales respecto a otro.

¿Por qué invertir a largo plazo?

Sin importar en qué etapa de la vida te encuentres, las inversiones a largo plazo siempre son importantes. Es una forma de asegurar tus planes en el futuro, sobre todo si eres joven, ya que te permiten ahorrar para el día de mañana a la vez que le sacas una rentabilidad.

Invierte hoy pensando en mañana. Por eso, anímate y contrata el Depósito Tú+ de Renault Bank. No dejes escapar la oportunidad de conseguir una alta rentabilidad sin perder tu tranquilidad.

  • Duración a 24 meses.
  • Pago trimestral de intereses.
  • Sin gastos ni comisiones.
  • Ver condiciones en https://renaultbank.es/productos/

Además, si te interesa saber más sobre cómo invertir en la bolsa, te lo explicamos aquí.

Consejos para invertir a largo plazo en bolsa

La finalidad de invertir en bolsa a largo plazo no es más que conseguir una rentabilidad alta. Por este motivo tendrás que encontrar y seguir una estrategia basada, entre otras cosas, en la perseverancia, para poder conseguirlo. Aquí, te explicamos qué inversiones son más seguras a largo plazo.

No obstante, te dejamos una lista de consejos que podrás seguir para conseguir la máxima rentabilidad en tu inversión.

Poner tus finanzas en orden

Antes de que puedas invertir a largo plazo, necesitas saber cuánto dinero tienes que invertir. Eso significa poner en orden tus finanzas.

Debes empezar por hacer un balance de tus activos y deudas, establecer un plan razonable de reembolso de deudas y comprender cuánto necesitas para abastecer completamente un fondo de emergencia. Abordar estas tareas financieras asegura que seas capaz de poner fondos en inversiones a largo plazo y no tener que sacar dinero de nuevo por un tiempo.

Además, retirar fondos anticipadamente de las inversiones a largo plazo debilita tus objetivos, puede obligarte a vender con pérdidas y puede tener implicaciones fiscales potencialmente costosas.

Comprender los riesgos de la inversión

Para evitar reacciones precipitadas a las caídas del mercado, debes asegurarte de conocer los riesgos inherentes a la inversión en diferentes activos antes de comprarlos.

Las acciones son típicamente consideradas inversiones de mayor riesgo que los bonos, por ejemplo. Por eso, puedes asegurar algunas de sus ganancias a medida que se acerque a la fecha límite.

Los bonos pueden ser menos arriesgados, pero no son 100 % seguros. Por ejemplo, los bonos corporativos son tan seguros como el resultado final del emisor. Si la empresa entra en bancarrota, es posible que no pueda pagar sus deudas, y los tenedores de bonos tendrían que asumir la pérdida. Para minimizar este riesgo de incumplimiento, debes seguir invirtiendo en bonos de empresas con altas calificaciones crediticias.

Los inversores también deben tener en cuenta su propio perfil de riego a la hora de hacer una inversión a largo plazo.

Diversificar bien para una inversión exitosa a largo plazo

Esta es una de las maneras más seguras de invertir. Evidentemente, es probable que obtengas menos beneficio, pero también es más fácil no tener pérdidas. Procura diversificar tus valores y si eliges invertir en uno más arriesgado, trata de hacerlo también en uno más conservador para poder compensar las posibles pérdidas.

Para impulsar su diversificación, puedes optar por invertir en fondos en lugar de acciones y bonos individuales. Los fondos mutuos y los fondos cotizados en bolsa (ETF) te permitirán construir fácilmente una cartera bien diversificada con exposición a cientos o miles de acciones y bonos individuales.

En este post te explicamos cómo comprar acciones.

Hacer más inversiones con tus ganancias

En esta misma línea, también te recomendamos que no te dejes llevar por el momento y por los posibles buenos resultados. Te aconsejamos que separes una cantidad de dinero de los dividendos y lo reinviertas varias veces. Es decir, haz uso de parte de las ganancias para volver a invertir, y así estarás evitando pérdidas mayores.

En el mundo de la inversión, la acumulación de dinero producida por reinvertir parte de tus dividendos podrá amentar tu patrimonio.

Tener en cuenta los costes de inversión

Cuando se invierte, generalmente se tienen que tener en cuenta dos comisiones principales: la proporción de gastos de los fondos en los que se invierte y las comisiones de gestión que cobran los asesores.

  • Ratios de gastos de los fondos: Cuando se trata de invertir en fondos de inversión y ETFs, hay que pagar una tasa de gasto anual, que es lo que cuesta dirigir un fondo cada año. Estos se expresan generalmente como un porcentaje del total de los activos que tienes con un fondo.

Algunos fondos también pueden añadir cargos por ventas (cargas frontales o traseras, dependiendo de si se cobran al comprar o vender), cargos por rescate (si se vende antes de un plazo determinado) o ambos. Si deseas invertir con fondos indexados, por lo general, puedes evitar este tipo de cargos.

  • Honorarios de asesoramiento financiero: Si recibes asesoramiento sobre tus decisiones financieras y de inversión, puede incurrir en más gastos. Los asesores financieros suelen cobrar una comisión, expresada como un porcentaje del valor de los activos que tienes con ellos.

Revisar tu estrategia regularmente

Finalmente, nunca te desentiendas de tu inversión. A pesar de que se trate de una estrategia a largo plazo en donde no vas a poder disponer de ese dinero en algunos años, es importante mirar cómo está funcionando de vez en cuando.

De esta forma, si hubiese algún cambio repentino en el devenir de la propia inversión, podrás reaccionar a tiempo evitando que suceda cualquier tipo de desastre.

También es posible que las cosas vayan mucho mejor de lo esperado en un principio y puedas replantearte otra clase de estrategias.

Ahora, ya sabes cómo invertir en la bolsa de valores y qué consejos debes tener en cuenta para tener éxito. Pero si quieres conocer otras estrategias de inversión o cómo sacar mayor rentabilidad a tu dinero ahorrado, no olvides echar un vistazo a los productos de ahorro de Renault Bank, como son la Cuenta Contigo y el Depósito Tú+.

Cuenta Contigo

En Renault Bank eliminamos todo tipo de comisiones o gastos asociados en nuestra cuenta de ahorro, la Cuenta Contigo es una cuenta de ahorro que remunera tu saldo a una de las mejores tasas del mercado, 2,89 % TAE. Este producto cuenta, además, con la protección del Fondo de Garantía de Depósitos y Resolución Francés, que garantiza hasta 100.000 euros por titular y entidad de crédito en caso de quiebra.

Depósito Tú+

La opción de ahorro de Renault Bank es el Depósito tu + que te aporta una alta rentabilidad durante dos años y ofrece un 3,44 % TAE de interés, con pago trimestral de intereses, sin gastos ni comisiones asociados.

OTROS ARTÍCULOS

Finanzas personales

Formas de ahorrar dinero