¿Qué es mejor interés fijo o variable?

Por Renault Bank - 20 diciembre, 2021

En algún momento de tu relación con el banco te preguntarás lo siguiente: ¿qué es mejor interés fijo o variable? Se trata de una pregunta muy común en el entorno financiero, sobre todo a la hora de solicitar un préstamo, o cuando elegimos una hipoteca a largo plazo.

Piensa que el banco, para ofrecerte estos productos, te dará dos opciones: fijo o variable. Cada una de ellas esconde un motivo, y se pueden ajustar a ti en función de tu aversión al riesgo y otros factores que veremos a continuación en este post. ¿Empezamos?

Cómo funcionan el interés fijo o variable

Pedir dinero prestado al banco requiere que, a la larga, lo devolvamos con unos intereses. Este dinero ‘extra’, por así decirlo, funciona como compensación: la entidad nos facilita un dinero que no tenemos y nosotros, como contraprestación, lo entregamos con un plus.

Ahora bien, ¿qué diferencia al interés fijo del interés variable? Veámoslo en los siguientes apartados.

Qué es interés fijo

El interés fijo es aquel valor que se mantiene invariable de principio a fin en un préstamo o inversión. Esto quiere decir que la cuota que nos toque pagar al banco, ya sea mensual o anual, será la misma durante toda la vida del préstamo.

¿Sus características?

  • Valor fijo: el interés fijo se define por tu estabilidad. La cifra que se nos cobra se mantiene inalterable y el cliente no tiene que preocuparse por subidas o bajadas de tipos. En este caso, sabe de antemano cuánto se le cobrará al mes o al año.

Qué es interés variable

El interés variable es aquel valor que, como su propio nombre indica, varia o fluctúa en algunas de las etapas de la vida del préstamo o inversión. Suele cambiar en función del comportamiento de algunos factores económicos.

¿Sus características?

  • Valor fluctuante: el interés variable se define por las fluctuaciones del mercado. Ten en cuenta que este valor se ajusta a índices de referencia como el Euribor, y el cálculo de los intereses dependerá en todo momento de sus subidas o bajadas.

¿Cuándo es mejor utilizar interés fijo o variable?

Llegados a este punto, surge otra duda relacionada con la idoneidad de estos intereses. ¿Cuándo es mejor utilizar interés fijo o variable? Si vas a comprar una casa dentro de poco, o pedir un préstamo para realizar una inversión, te conviene solventar esta pregunta.

Lo que tienes que tener en cuenta siempre es que la elección de alguna de estas opciones depende de tu aversión al riesgo.

  • Decisión sin riesgo – interés fijo: con esta opción conocerás de antemano la cuantía de tu cuota. Es decir, el riesgo será mínimo porque el interés no dependerá de índices externos como el Euribor. De principio a fin, pagarás lo mismo.
  • Decisión con riesgo – interés variable: con esta opción no sabes, con exactitud, cuál será la cuantía de la cuota a pagar al banco. Es más arriesgada porque los índices de referencia, como el Euribor, pueden cambiar.

Los bancos, con la opción del interés fijo, suelen establecer un tipo superior al comienzo de la relación contractual. Esto cambia con los intereses variables, donde el tipo de la contratación suele ser inferior, aunque siempre estaremos al amparo de valores externos de referencia.

OTROS ARTÍCULOS

Finanzas personales

¿Cómo ahorrar dinero en casa?