¿Cómo reclamar comisiones bancarias?

Por Renault Bank - 24 septiembre, 2021

El cobro de comisiones bancarias es para muchos clientes una fuente constante de conflicto con su banco de siempre. Hay infinitos tipos de comisiones bancarias que sí son justificables, como el cobro de comisiones de mantenimiento o administración, pero en numerosas ocasiones, el banco no nos informa del cobro y es ahí donde entra el reclamo. El paso lógico del usuario de una institución financiera de estas características es preguntarse lo siguiente: ¿cómo reclamar comisiones bancarias?

En el siguiente artículo averiguaremos, uno por uno, cuáles son los principales pasos a seguir si tenemos razón y podemos reclamar el dinero a nuestra entidad financiera.

Pasos para reclamar comisiones indebidas

Lo primero que tendremos que hacer, cuando el banco nos haya cobrado indebidamente, será dirigirnos al banco para pedir explicaciones sobre la propia aplicación de esa comisión. En este caso, deberemos solicitar su retirada inmediata y, si obtenemos una negativa, presentar una reclamación ante el departamento de Servicio de Atención al Cliente o ante el Defensor del Cliente del banco en cuestión. En ese caso tendremos que exponer los motivos del cobro y por qué lo consideramos erróneo.

Si no recibes respuesta en uno o dos meses, siempre podrás presentar tu queja o reclamación ante el Banco de España y su Servicio de Reclamaciones. El Banco de España tiene oficinas, pero también podemos presentar a través de la web un formulario. El único problema es que, aunque el Banco de España decida a tu favor, su decisión no es vinculante y tu banco, en última instancia, siempre puede ignorar tus peticiones. De ahí que la última vía que el cliente tiene siempre sea la legal. Puede reclamar lo que crea oportuno a través de una acusación particular o formando parte de una causa común a través de muchos consumidores unidos en asociación.

¿Se pueden evitar las comisiones bancarias?

Saber cómo podemos evitar ciertas comisiones es sencillo. Tan solo tenemos que tener en cuenta cuáles son las comisiones que los bancos no deberían cobrarnos. Son las siguientes:

  • Comisiones por hipoteca: lo cierto es que las cuentas vinculadas a hipotecas, préstamos y depósitos pueden incluir comisiones, pero están sujetas a que el banco lo notifique en un documento específico. En ese caso, la entidad deberá comunicarnos el importe exacto y no se podrá modificar durante el plazo acordado.
  • Mantenimiento de tarjetas: esta comisión está sujeta al uso que hagamos de nuestra tarjeta. Pero ojo con el cobro de comisiones anuales anticipadas o cobros permanentes una vez devuelta la tarjeta.
  • Modificación de cuenta: el banco se reserva el derecho de modificar las condiciones originales de la cuenta que tengas contratada. Esto quiere decir que, si empezó gratuita, puede acabar siendo de pago siempre y cuando se te notifique con un plazo mínimo de antelación de dos meses.

La obligación de informar

Los bancos, como ya hemos mencionado en los puntos anteriores, están obligados a informarte de cuáles son las comisiones y gastos que vas a afrontar, así como el importe y concepto. Este es un punto de vital importancia, así que ten siempre en cuenta si tu entidad, ya sea tradicional u online, te cobra por un servicio que no ha efectuado, o que no has solicitado, a fin de cuentas. Es en estos casos cuando se considera que el banco nos ha cobrado indebidamente.

Por eso, siempre que contrates un servicio o producto en tu banco, exige información y el conocimiento de toda la letra pequeña. En todos los casos posibles deberás aceptar expresamente ese cobro, y, además, deberá aparecer posteriormente en la web o aplicación de tu banco.

OTROS ARTÍCULOS