Tipos de plazo fijo

Por Renault Bank - 22 diciembre, 2023

Los depósitos a plazo fijo son una de las formas de inversión más utilizadas en España y en el resto del mundo. Su alta rentabilidad, seguridad y facilidad de gestión son parte de los beneficios que llevan a los clientes a buscar los mejores tipos de plazo fijo para invertir su dinero. Si tú también quieres conocerlos, ¡continúa leyendo!

¿Cuáles son los mejores tipos de plazo fijo para invertir?

Entre los tipos de plazo fijo que existen encontramos opciones para empresas o personas que quieren maximizar su capital en su moneda local o en monedas extranjeras, instrumentos que funcionan a través de índices bursátiles e incluso hay opciones para salvaguardarse de la inflación. Conozcámoslas en detalle:

Plazo fijo tradicional

El plazo fijo tradicional  consiste en depositar nuestro dinero en una cuenta bancaria y mantenerlo en ella, de forma inamovible, durante un período de tiempo estipulado. Por lo tanto, no podemos realizar transferencias o retiros del dinero invertido hasta que se cumpla la fecha de vencimiento establecida.

A partir de dicha fecha podremos movilizar nuestro dinero, así como los intereses  generados por haber mantenido el capital durante el lapso definido, el cual varía dependiendo de la entidad bancaria que hayas seleccionado. Sin embargo, lo más común suelen ser 12 o 24 meses.

En Renault Bank  tenemos, precisamente, una cuenta de plazo fijo tradicional a 24 meses, nuestro Depósito Tú+ , un producto que puedes contratar de forma 100 % online, sin gastos ni comisiones. Consulta sus condiciones.

Plazo fijo indexado

Si tienes alguna noción acerca de los fondos indexados, conocerás cómo funciona el plazo fijo indexado. Estos vehículos de inversión utilizan los índices de referencia (como el IBEX 35 o el S&P 500) para determinar los intereses que se generarán.

Por lo tanto, a diferencia de otros tipos de plazo fijo, los intereses de este (y, por lo tanto, tus ganancias) estarán sujetos a la fluctuación del mercado que selecciones, dependiendo del índice de referencia y el contexto que atraviese para el momento en el que decidas hacer tu inversión.

Depósito a interés variable

Similar al tipo de plazo fijo anterior, en este los intereses que se generarán están sujetos a un índice determinado que, normalmente, es el euríbor (un tipo de interés que utilizan muchos de los bancos europeos). Por lo tanto, a priori se desconoce cuánto será la ganancia final que obtendrás por tu dinero depositado.

A pesar de lo anterior, una de las principales ventajas de este tipo de vehículos financieros es que, aunque dependen de un índice de referencia, no perderás tu capital invertido.

Depósito estructurado

El próximo de los tipos de plazo fijo que queremos compartirte son los depósitos estructurados, también llamados depósitos referenciados o combinados. Están diseñados para personas con perfil de inversor de tipo agresivo, es decir, que valoran la rentabilidad por encima de los riesgos que puedan sufrir.

Estos depósitos se caracterizan por ser un producto de inversión mixta, ya que combinan las características del plazo fijo tradicional con las de los depósitos a interés variable que explicamos anteriormente. Por lo tanto, los depósitos estructurados pueden depender de uno o varios índices bursátiles, así que su rentabilidad es variable.

Depósito con ventajas fiscales

Con una duración mínima de 5 años y un límite máximo de 5.000 euros anuales, la principal ventaja fiscal de este producto financiero es que está exento de tributación en la declaración de la renta (hasta que se cumplan los 5 años de duración). Los depósitos con ventas fiscales se pueden contratar, de forma individual, a través de algunos bancos.

Plazo fijo en moneda extranjera

Si lo que buscas es diversificar tu cartera de inversión, estos tipos de plazo fijo pueden ser lo que necesitas. En este caso, el procedimiento es exactamente el mismo que en los plazos fijos tradicionales, la diferencia es que ganarás intereses en una moneda diferente a la de tu país.

Antes de invertir en un plazo fijo en moneda extranjera es recomendable que conozcas el contexto actual de dicha moneda y que la compares con otras divisas. Así, garantizarás que tu inversión sea segura y rentable.

Plazo fijo para empresas

Tanto las pymes, como las grandes multinacionales, pueden maximizar su rentabilidad a través de plazos fijos exclusivos para ellas. En este caso, a diferencia de los productos financieros pensados para personas naturales, los de empresa ofrecen diferentes tasas de interés y plazos que se adaptan a las metas financieras de las compañías.

Certificado de Depósito a Plazo Fijo Físico

Si eres de las personas que aún no confían del todo en los productos financieros virtuales, este tipo de plazo fijo podría interesarte. Al contratarlo recibirás un certificado en formato físico que representará tu inversión.

Estos certificados son emitidos por entidades de intermediación financiera y su objetivo es que puedas utilizarlos como instrumentos de pago o incluso para comercializarlos con otras entidades bancarias.

Depósito de renovación automática

A diferencia de los tipos de plazo fijo que hemos visto hasta ahora, el de renovación automática no caduca. Esto significa que, una vez que llega la fecha de vencimiento en la que puedes retirar el dinero ingresado, así como los intereses generados, podrás renovar tu depósito bancario a plazo fijo y mantener las mismas condiciones.

Si te interesa esta opción, recuerda que tu dinero quedará inmovilizado por más tiempo del inicialmente acordado. Por lo tanto, este tipo de plazo fijo está diseñado para personas que quieren rentabilizar una cantidad de dinero que no necesitan de forma inmediata.

Depósito a plazo fijo con penalización

Antes de contratar cualquier depósito deberás tener en cuenta algunos factores, uno de ellos es la posibilidad de cancelar el plazo fijo de forma anticipada. Aunque existe una penalización por hacerlo, estos depósitos bancarios te permitirán movilizar el dinero depositado antes de que llegue la fecha de vencimiento.

Con respecto a la penalización, se puede realizar de dos maneras: con una reducción en los intereses o mediante una comisión fijada por la entidad bancaria. Es por este motivo que te recomendamos consultar las condiciones de cualquier producto de inversión antes de contratarlo.

¿Qué debes tener en cuenta antes de contratar un plazo fijo?

Como mencionábamos, existen algunos factores que debes tener en cuenta antes de contratar cualquiera de los tipos de plazo fijo que hemos visto, estos son:

Duración

Los depósitos a plazo fijo son inversiones a largo plazo. Sin embargo, debes saber el período exacto que el banco mantendrá tu dinero invertido, ya que, como mencionamos al inicio del artículo, no podrás realizar movimientos con tu dinero hasta que llegue la fecha de vencimiento del plazo fijo.

Por lo general, estos productos tienen una duración de 1 a 5 años, dependiendo del tipo de plazo fijo que selecciones. Así que, evalúa tu opción ideal, teniendo en cuenta cuándo quieres obtener las ganancias.

Porcentaje de interés

Otro de los puntos más importantes a la hora de contratar tu plazo fijo es el porcentaje de interés, ya que de esto depende la rentabilidad. Normalmente, las entidades financieras comparten dos porcentajes: el Tipo de Interés Nominal (TIN) y la Tasa Anual Equivalente (TAE).

A efectos de calcular tu ganancia neta, te recomendamos utilizar el porcentaje equivalente al TAE, ya que este incluye las comisiones o gastos que se puedan generar. Si lo necesitas, en Internet puedes encontrar diferentes calculadoras virtuales que te ayudarán a determinar el total aproximado de tus ganancias netas.

Importe mínimo necesario

Gran parte de los tipos de plazo fijo que explicamos en este artículo exigen un importe mínimo para su contratación. Por eso, otro de los factores que deberás tener en cuenta antes de invertir en ellos es cuánto dinero necesitas para contratar un plazo fijo. Esta cifra debe aparecer en las condiciones del producto financiero por el que estés interesado.

Comisiones o gastos asociados

Algunas entidades bancarias o plataformas cobran comisiones o emiten gastos asociados por la contratación del producto o su mantenimiento. Para evitar sorpresas, es indispensable que te asegures de este punto antes de comenzar con la contratación de tu plazo fijo.

Posibilidad de cancelación anticipada

Como explicamos anteriormente, existen tipos de plazo fijo con penalización, los cuales permiten su cancelación para movilizar tu dinero cuando sea necesario. Si crees que necesitarás tu capital invertido mientras el plazo fijo esté activo, lo mejor será que te asegures de contratar un producto con posibilidad de cancelación.

¡Invierte en un plazo fijo!

Ahora que conoces cuáles son los mejores tipos de plazo fijo para invertir y qué debes tener en cuenta antes de contratarlos, llega el momento de evaluar tus posibilidades y escoger la opción más adecuada, según tus objetivos financieros. Para ello, deberás pensar en la meta que quieres alcanzar a través de esta inversión a largo plazo, alineando dicha meta con el depósito bancario que mejor se ajuste a ella.

En nuestro caso, te recordamos que desde Renault Bank ofrecemos un depósito bancario a plazo de tipo tradicional, a través de nuestro Depósito Tú+, un producto de inversión que emite el pago trimestral de intereses para ayudarte a cumplir ese objetivo que tienes en mente.

Disfruta de una rentabilidad con el 3,40 % TIN (3,44 % TAE) contratando el depósito a 24 meses, período durante el cual no tendrás gastos asociados ni comisiones extra. Invierte desde 500 euros (importe mínimo) y maximiza tus ahorros en una entidad financiera adherida al Fondo de Garantía de Depósitos y Resolución Francés, el cual protege y garantiza 100.000 euros por persona, en caso de que sea necesaria una indemnización.

OTROS ARTÍCULOS

Conceptos bancarios

¿Qué es la firma digital?

Conceptos bancarios

¿Qué es un fondo de emergencia?